Seguramente has oído alguna vez hablar de los Yamas en una clase de Yoga. Pero, ¿sabes realmente lo que son y a lo que hacen referencia?

El Raja Yoga es el método por el cual podemos obtener el conocimiento de la mente y de nuestra propia naturaleza a través de una práctica constante, de la que parte es física, pero la mayor y considerada más importante es mental. El Raja Yoga se fundamenta en la filosofía Sankhya según la cual podemos diferenciar el mundo externo y todo lo material, Prakritti, esa parte de la realidad que está en continuo cambio por la actividad de las Gunas (Sattva, Rajas y Tamas) y lo inmaterial, Purusha, el espíritu, el alma, aquella parte de la realidad que nunca cambia, que permanece. Prakritti y Purusha coexisten siempre juntos.

Patanjali, sabio que se estima vivió entre los siglos VII y III a. C. fue la primera persona en recopilar, sistematizar y organizar las enseñanzas y técnicas del Raja Yoga que hasta entonces se transmitían de forma oral. Lo hizo en 196 sutras, los llamados Sutras de Patanjali. El Yoga de Patanjali se divide en ocho pasos o etapas «Asthanga Yoga»:

  1. Yama
  2. Niyama
  3. Asana
  4. Pranayama
  5. Pratyahara
  6. Dharana
  7. Dhyana
  8. Samadhi

Los Yamas, son el primer paso del Yoga que junto al segundo, los Niyamas, conforman los principios éticos que toda persona que quiera iniciar el sendero del Yoga debería adquirir.

Los Yamas son principios de conducta universal personal pero que tiene un impacto sobre los demás seres. Estos principios han de dominarse para entregarse a la práctica del Raja Yoga. Yama, hace referencia a cinco «restricciones» de comportamiento concretas cuyo objetivo es no causar sufrimiento a los demás:

  • Ahimsa: no violencia de pensamiento, palabra u obra, hacia una/o misma/o o hacia cualquier otro ser.
  • Satya: no mentir, honrar la verdad y la honestidad hacia una/o misma/o y hacia los demás. Búsqueda de la verdad en cualquier acto, palabra o pensamiento.
  • Asteya: no robar, no apropiarse de lo ajeno, en todos los niveles, de los más superficiales haciendo referencia a lo material, como a otros más profundos, como la envidia de los demás o el abuso del tiempo, la atención, la energía, etc. así como la idea de aprovecharse de otros.
  • Bramacharya: no malgastar, moderación energética. Este yama se refiere al uso eficiente de la energía entre ella la sexual, haciendo referencia a la castidad en el contexto de la época. No malgastar la energía, siendo conscientes de la misma en cada momento de la práctica y moderando su uso, así como los deseos que experimentamos, cuidando los excesos.
  • Aparigraha: no acaparar, evitar la codicia y la posesividad, disponer solo de lo que realmente se necesita.

Sin integrar estos valores ninguna práctica de Yoga es posible. Por lo que te invito a que cuando te pongas sobre la esterilla practiques quizás con una intención, un propósito o sankalpa relacionado con alguno de los cinco Yamas, porque su práctica sobre la esterilla te ayudará a llevarlos a la práctica fuera de ella.

En mis clases te propondré en ciertas ocasiones incorporar los Yamas, de manera que vayas adquiriéndolos como parte de tus principios personales, asentando así una base ética y moral firme para tu práctica, mejorando la observación y el conocimiento de una/o misma/o como primer paso para avanzar hacia lo externo y la liberación final de toda aflicción.

Gracias por leerme.

Paula

No hay comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Clases

Para cualquier duda o consulta contacta conmigo en:

hola@paularicoyoga.com
¡Sígueme!

Puedes seguir compartiendo conmigo mi camino en el Yoga en mis redes.

@pau_raksha_yoga
Paula Rico Yoga
Newsletter

Suscríbete a mi Newsletter.

Newsletter